Imaginemos que la vida humana,  en lo que tiene que ver con la política, se organiza en un plano estructurado por dos ejes. El vertical, gradúa las relaciones del individuo con los demás en términos de solidaridad, altruismo, interés por los grandes avances colectivos o sociales. Así pues, tendría su punto de origen en una actitud neutra frente a aquellos valores. En la vida personal, diríamos que en el punto de origen están aquellos individuos insensibles ante el dolor ajeno, pero que tampoco experimentan alegría al ocasionarlo. Hacia abajo, se irían profundizando sentimientos cada vez más negativos desde el punto de vista de la convivencia, hasta llegar a las sociopatías. En la escala superior, encontraríamos individuos entregados por completo a los demás, aun a costa del propio bienestar.

Read More

Las grandes causas colectivas tienen sin duda alguna, capacidad para aglutinar los esfuerzos de las multitudes y orientarlos hacia el logro de lo propuesto. Del embrujo de la causa, depende la capacidad de ésta para mantener aglutinadas esas energías, de tal manera que ni los desastres naturales o los enemigos históricos, puedan distraerlas. 

Read More