Casi cincuenta años después de establecidas las pruebas de Estado, y a veinte de la acreditación y los ecaes, no hay literatura fiable disponible ni investigaciones reconocidas en el país. Esto ha permitido el crecimiento de la popularidad de los rankines, que por lo general son confeccionados por entidades que carecen de todo fundamento académico y técnico.

 

Durante muchos años, las pruebas de Estado (llamadas ahora saber 11º y mucho antes “el icfes”), no pasaron de ser un asunto privado de las familias y los colegios. Las universidades públicas no las tenían en cuenta más que como un requisito, cosa que por lo general se mantiene, y las universidades privadas poca importancia le daban para las admisiones a sus programas.

Read More

Asistiré, luego de varios años, a la feria del libro. He percibido un renacer de las editoriales, con unos títulos que hacía tiempos no veía. De nuevo me estoy dando gusto. Pero iré a la feria, decía, con la confesada esperanza de encontrar enciclopedias. Así no encuentre alguna, sé que volverán como lo han hecho los viejos tornamesas y los discos de vinilo.

Read More

Quiero compartir algunas ideas y experiencias sobre las redes sociales, nacidas de mi condición de maestro, de padre de familia y de ciudadano observador del discurrir cotidiano. Empiezo por recordar el tiempo lejano de mi adolescencia. No había por entonces ni asomo de redes sociales o internet.

Read More

 

El obstáculo más grande para la paz, no ha sido la voluntad de quienes han practicado la violencia por la razón que sea. Ha habido de su parte claras e innegables muestras de querer restablecer relaciones normales con los demás.

Read More

Caricatura tomada de: https://saltimbanquiclicclic.blogspot.com.co/2016/02/es-una-pandemia-la-corrupcion-en-espana.html

El problema mayor con los alcaldes y gobernadores por elección popular, es que su interés no está puesto en el cargo que consiguen, sino en ser presidentes de la república. Casi todos fantasean con eso y son apoyados en sus aspiraciones por pequeñas cortes de politólogos, jefes de protocolo y clientelas de contratistas, que les hace madrugar todos los días con la convicción de que están predestinados para la presidencia. Y como tienen, en el caso de las grandes ciudades, un presupuesto suculento, lo dedican en buena parte a la propaganda política disimulada por supuestas obras de progreso y otra parte a mantener esos ejércitos de contratistas, que devuelven como contribución a las campañas, una partecita de lo que les toca...

Read More