La otra vez le preguntaron a Andrés Pastrana su opinión acerca del análisis astrológico de Mauricio Puerta, según el cual Serpa será el próximo Presidente. -Mauricio es muy mal astrólogo-, respondió. Con toda franqueza, esperaba una respuesta más concluyente acerca del horóscopo. Imaginé que diría algo así como que los astros no votan, que no hay relación entre esas elucubraciones mágicas y las tendencias de los electores. Pero no. Andrés prefirió de manera indirecta, eludir un enfrentamiento con los astros y de este modo, evitó un desacuerdo en lo fundamental con los electores.
Un desacuerdo en lo fundamental digo, porque en el Colombia es más serio, más atinado y más digno de fe un dictamen astrológico que un sondeo de opinión. En otras palabras, acá le tenemos más respeto a Urano y a Neptuno que a los sociólogos. Yo no puedo poner las manos sobre el fuego por la transparencia de las encuestas, pero no tanto porque ellas estén animadas de mala fe, sino por nuestra natural tendencia a cambiar de opiniones a cada rato o mejor, a cuidarnos de expresar esas opiniones con toda claridad. 
Y no debe ser por ser dueños -o víctimas- de un carácter débil, como por la variabilidad incesante de las circunstancias que nos rodean, aunque bien podría decirse que la razón más importante se encuentra en que la información es manejada con los mismos criterios con los cuales se anuncian las mercancías. El orden, la presentación y el "adorno" de las noticias, obedece a una cuestión de preferencias de sintonía. Si un noticiero es serio, no le pone piernas a un reportaje y evita que la noticia se confunda con el comentario, mejor dicho si se parece a los noticieros de la BBC, tal vez no dure mucho en el aire.
Eso no quiere decir que seamos el país más frívolo de la tierra. En Italia, una bailarina porno tuvo cierto éxito electoral. En Estados Unidos, Clinton casi se cae por asuntos sexuales de la más absoluta intimidad. En Venezuela, los candidatos más fuertes son una exreina de belleza y un chafarote. En Ecuador fue presidente un tipo como Bucaram. En Argentina, el presidente Menen ha leído a Sócrates... Y la antigua Unión Soviética se acabó porque la gente prefería tener bluyines que salud y educación. 
Ya en el siglo XVIII, Voltaire decía que las más importantes disputas filosóficas, jamás hicieron tanto ruido como la discusión acerca del ancho de la manga de las sotanas de los jesuitas. Muchos israelíes todavía se creen un pueblo elegido por Dios y Hitler convenció a millones de alemanes de que ellos eran una raza superior. 
El año pasado, Elton Jones vendió millones de copias de un refrito suyo, tan solo porque tuvo la habilidad de dedicárselo a la fallecida princesa Diana. Y ni que decir del revuelo que ha causado la muerte de Frank Sinatra: Ha sido más destacado que el levantamiento popular contra el régimen indonesio, a pesar de que Indonesia es la cuarta nación más poblada del planeta y que los suscesos de ese país pueden hasta llegar a cambiar las reglas del juego de la economía internacional.
¡Pero a quién le importa! Vida no hay sino una y es demasiado seria como para tomarla en serio.Si fuimos hechos a la imagen y semejanza de Dios, tendremos que concluir, al contrario de Einstein, que El si juega a los dados con el universo. ¿No son acaso ligeras diversiones suyas los milagros? ¿Y no fue al jugar con arcilla, como fue creada la especie? ¡Qué más broma que esta especie!  Un millón de años sobre la tierra y no hemos sido capaces de aprender a vivir en paz.
En realidad, la historia de la frivolidad empezó el día en que Adán y Eva decidieron cambiar el paraíso terrenal por una manzana...

Publicada el 17 de mayo de 1998

La personalidad de Hugo Chávez no parece tener nada de espectacular. Y menos atrayente aun, es su manera de pensar. De dicción fluida pero pobre -dicharachero o carreta-, de ideas atropelladas y de elaboración escasa, todo en su expresión es un chorro emocional que sale a borbotones por su boca.

Read More

Asistiré, luego de varios años, a la feria del libro. He percibido un renacer de las editoriales, con unos títulos que hacía tiempos no veía. De nuevo me estoy dando gusto. Pero iré a la feria, decía, con la confesada esperanza de encontrar enciclopedias. Así no encuentre alguna, sé que volverán como lo han hecho los viejos tornamesas y los discos de vinilo.

Read More

Casi cincuenta años después de establecidas las pruebas de Estado, y a veinte de la acreditación y los ecaes, no hay literatura fiable disponible ni investigaciones reconocidas en el país. Esto ha permitido el crecimiento de la popularidad de los rankines, que por lo general son confeccionados por entidades que carecen de todo fundamento académico y técnico.

 

Durante muchos años, las pruebas de Estado (llamadas ahora saber 11º y mucho antes “el icfes”), no pasaron de ser un asunto privado de las familias y los colegios. Las universidades públicas no las tenían en cuenta más que como un requisito, cosa que por lo general se mantiene, y las universidades privadas poca importancia le daban para las admisiones a sus programas.

Read More

 

El obstáculo más grande para la paz, no ha sido la voluntad de quienes han practicado la violencia por la razón que sea. Ha habido de su parte claras e innegables muestras de querer restablecer relaciones normales con los demás.

Read More